El debate continúa: ¿cómo se escribe? ¿Argentina o la Argentina?


¿Cómo se llama el país donde vivimos? ¿Argentina o la Argentina? El debate, créase o no, surge bastante seguido en la consultora y también con nuestros clientes. 

Lo que leemos en los medios tampoco ayuda: los diarios alternan entre una y otra forma. La marca país es Argentina, a secas. Pero cuando los textos pasan por las manos de los correctores vuelven cambiados: “Es la Argentina”, nos explican. Entonces, ¿se pueden usar ambos o hay uno que está mal? 

Por lo visto, muchos de nuestros lectores se preguntan lo mismo: el post que armamos al respecto hace unos años está aún hoy entre los más leídos. Pensando en esto decidimos retomar el tema e investigar un poco cuáles son las opiniones que están dando vuelta entre los expertos. A ver si esta vez llegamos a una conclusión que nos cierre a todos. 

Marca Argentina


El nombre de nuestro país según la Academia Argentina de Letras

Ya hace unos años recurrimos a la Academia Argentina de Letras con esta misma consulta. De lo que nos dijeron, es importante destacar algo: ninguna de las formas, lleven o no artículo, se considera denominación oficial. Sí lo son Provincias Unidas del Río de la Plata, República Argentina y Confederación Argentina.

Aparentemente, el nacimiento de la versión Argentina surge en la década de los 40, cuando en las reuniones de la ONU, nuestro país se colocaba en la a, sin el artículo ni el sustantivo república delante. Ese uso se expandió y es cada vez más común. Sin embargo, la Academia recomienda la forma con el artículo: argentina es un adjetivo, por ende requiere de ese la para sustantivarse. 

Así era, al menos, cuando los contactamos la primera vez. Nos preguntamos si esto habría cambiado y volvimos a llamar. Esta vez recurrieron al Diccionario argentino de dudas idiomáticas, que la misma Academia publicó en 2011. No hubo grandes modificaciones: la tendencia actual es quitar el artículo, ambas formas pueden usarse, pero en el habla cuidada se prefiere la Argentina.


Dos miradas de un mismo fenómeno


Perfecto: la versión recomendada desde la normativa es la que lleva artículo. ¿Y entonces a qué se debe que la tendencia a quitarlo siga en aumento? Los expertos tienen diversas hipótesis, según tengan una perspectiva de la lengua más prescriptiva o más descriptiva.

Alicia Zorrilla

Una de ellas es que se debe a la falta de conocimiento de la norma. “Hay una ignorancia muy grande acerca de las reglas de nuestra lengua”, dice al respecto la Dra. Alicia María Zorrilla, directora de la
Fundación Litterae y Miembro de Número de la Academia Argentina de Letras. “La forma correcta es la Argentina y una persona que se precie de tener cultura lingüística debe decirlo así”.





La Dra. Silvia Ramírez Gelbes, profesora adjunta de la materia Corrección de Estilo de la UBA y directora de la licenciatura en Comunicación en la Universidad de San Andrés, ve esto de otro modo. “Yo no acuerdo con que los usos estén bien o mal. La gente no habla bien o mal; la gente habla y la lengua es suya. Incluso, es posible que un mismo hablante use una forma u otra en diferentes momentos”, describe. “Creo que, al momento de corregir, hay que tener en cuenta el género de un texto: en un artículo académico seguramente convenga poner la Argentina; en una charla informal, no será tan importante prestar atención a eso”.

Silvia Ramírez Gelbes

Las costumbres en el uso, además, pueden modificar lo que se considera correcto e incorrecto. Para Ramírez Gelbes, por ende, es posible que la condición de argentina como adjetivo cambie y que, por lo tanto, deje de hacer falta colocar el artículo la adelante. “Creo que estamos pasando por un momento de transición. Si se va a cristalizar o no, lo dirá el tiempo, pero es posible que argentina eventualmente se considere sustantivo”, expone.


¿Y qué hacemos entonces?

Resta preguntarse cómo deberíamos actuar los comunicadores frente a este panorama. Como dijimos al inicio, y aunque no lo parezca, el tema suele ser una cuestión de preocupación para nuestros clientes, que quieren que el nombre del país aparezca escrito como se debe.

En la consultora encontramos una manera de proceder que hasta ahora vino funcionando bien. Salvo en los casos en los que el cliente tiene una posición tomada, le exponemos estas razones y dejamos en ellos la última palabra. Lo que sí tratamos es de que esa decisión sea lo más consciente posible y que después se aplique con coherencia. Para asegurar esto, incluso, con algunos de ellos hemos armado manuales de estilo donde incluimos la versión seleccionada.

Cuando la decisión queda en nosotros o nos piden expresamente nuestra opinión, proponemos la versión con el artículo, que, por el momento y hasta nuevo aviso, es la que la Academia da como válida.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario